Desde las cuatro y media de la mañana estamos en planta. Hemos tomado un taxi hacia santa justa a las cinco de la mañana, nunca nos han fallado el servicio del barrio, como siempre puntuales y bastante eficientes, a las 5 y veinte hemos llegado a la estación del ferrocarril donde hemos tenido que esperar a que nos dieran acceso al tren, que a esas horas aun no hay nadie, es mas, de camino a la estación hemos parado para despertar al señor que pone las calles y enchufa los semáforos. Por cierto que no ha sido muy caro el taxi, 22€.

    Ya en el tren hemos tomado posesión de nuestros asientos y fuimos a desayunar una vez que el ferrocarril se puso en marcha, un café con tostada que nos mantendrá minimanente despiertos hasta llegar al avión de Chicago, donde a buen seguro estuvimos solos y el vagón prácticamente vacío, en Córdoba un señor se sentó en el asiento de mi lado haciéndome mover el portátil que tenia acomodado para terminar uno de los logos que tengo pendientes, está claro que a la gente le gusta la compañía y estar pegaditos, que si no no entiendo cómo estando el vagón casi vacío, este sr. quiso de mi compañía :S.

Por cierto que terminé el logotipo que ya tengo en pdf para enviarlo por correo electrónico nada más encuentre una conexión Wifi, creo que en la T4 hay alguna, si no usaré la mia de Ono así la casi estreno para algo productivo. (pues que no pude porque olvidé apuntar el PIN del modem 🙁 ).

He grabado un pequeño video con el amancer con el que esta mañana nos hemos podido deleitar durante unos instantes, realmente espectacular, creo que tomar una foto era para nada por los reflejos de la ventanilla. Seguramente despues lo procesaré en el vaio que seguro tiempo tendré, otra cosa es que en el avión tenga lugar físico para abrir el vaio, seguramente me tendré que conformar con este, que tampoco es nada malo, pero no creo que el procesador aguante mucho el video y mucho menos la edición, que ya le cuesta un poco procesar las fotos, si bien fotos de 21 mp tampoco son moco de pavo y no hay que pedirle peras al olmo.

11:30 Ya estamos en la puerda de embarque, teóricamente 20 minutos antes de que salga el avión pero no, después de recorrer literalmente de punta a punta la terminal 4 la famosa T4 como almas que lleva el diablo, vemos que nuestro vuelo a chicago lleva (de momento) una hora de retraso.

Lo que es tremendo es la espantosa organizacion que Iberia tiene en este aeropuerto, despues de buscar nuestro mostrador para facturar las maletas vemos con horror que la única e interminable cola donde se agolpa toda la gente es precisamente donde tenemos que facturar, esto es espantoso, despues de preguntar a una chica «informadora» de aena que nos aseguraba y reaseguraba y requeteaseguraba que esa cola era para los puestos de información y no para facturación, hemos preferido asegurarnos y me he ido con ella de la mano para que viera que no está alli para decir tonterias, sino para informar, «a ser posible» con argumentos, a los viajeros, hemos intentado contactar con algún responsable (nuestro vuelo salia en demasiado poco tiempo) pero nada de nada, nadie sabe nada de nada, tuvimos que hacer la fila hasta que por los altavoces anunciaron que para nuestro vuelo podiamos facturar en unos mostradores situados unos cientos de metros mas allá, y ya nos veis corriendo como posesos con las maletas hacia el mostrador.

Alli nos informa amablemente el chico que nos atiende que (logicamente) los asientos que quedan son centrales, tanto madrugar y correr para nada, habrá que resignarse, también nos informa que podemos sacar nuestros billetes de conexión en EEUU en el mostrador de AA, y que nuestras maletas estaban facturadas hasta el destino final, es decir, McAllen, pues nada mas lejos de la reealidad, afortunadamente fuimos al punto de informacion de AA a sacar los billetes que nos quedaban y alli nos informan que debemos recoger las maletas en Chicago, vamos un autentico disparate.

A estas alturas ya no sabes a quién hacer caso o no, lo cierto es que aqui dentro hay que pagar un euro y medio por una botellita de agua y cuatro por un cutre bocadillo. Que duda cabe que las grandes fortunas se hacen robando a la gente.

Bueno son las 2:25 de la tarde y ya llevamos un ratillo volando, al final el vuelo salió con una hora y cuarto de retraso, a ver si no se nos dobla mas la historia y logramos hacer las demás conexiones que no dependen de iberia, sin mas retrasos ni historias raras.

Al final y después de un par de cambios hemos logrado tener asientos de pasillo, que los que nos habían tocado eran en el centro de las filas de cuatro asientos de forma que si quieres levantarte para lo que sea debes molestar a alguien, de esta manera puedes levantarte a pasear o a hacer pipi sin mas historias ni molestias a nadie, eres mas libre dentro de tu apretado asiento de avión, mas apretado para gente como yo amantes del buen yantar y de la buena comida, no de esa comida moderna de ahora de deconstruccones de fetos nonatos de gallinas con tuberculos subterraneos en zumo de oliva virgen hirviendo, sino de huevos con papas fritas. Hablando de comida parece que se divisa el carrito de la que nos servirán en el avión, está a seis asientos, cierro…. ah, no, acaba de pasar de largo, irán a recargar que este avión es grande y va lleno hasta la bandera.

Las cuatro menos cinco, ya cebados que comer, comer… como que no, ya se sabe. Han puesto la primera peli, que no se ve muy bien pero afortunadamente los cascos que traigo entran y funcionan y el sonido es bueno porque lo que es en los que te prestan, ni son cómodos ni se escuchan mínimamente.

Procuro ser mas positivo, de verdad, pero es que no encuentro nada de mi agrado por mucho que busco, nada mas alguna de las azafatas y un valenciano que está en el asiento de al lado que va a ver a la novia americana que estudia en Chicago, su primera salida, me ha pedido ayuda para rellenar los papeles de inmigración de los EEUU. La verdad que por las cosas que me cuenta me recuerda a mi mismo años atrás viajando a Rusia, sin saber nada del idioma y dependiendo completamente de la persona que alli lo reciba.

    Bueno, son las seis de la mañana aqui en Dallas, donde terminamos al final anoche despues de varios retrasos de aviones, que nos hicieron perder algunos enlaces. Todo sea dicho salvo el cansancio salvaje de tantos enlaces corriendo que llego, que no llego, la cosa tampoco ha sido tan espantosa gracias a los señores de AA (American Airlines). Salvo un poco de caos en el aeropuerto de chicago y asumiendo que el enlace lo teniamos perdido, pasamos inmigración, recogimos las maletas y nos pusimos a hacer cola para facturarlas y para que nos dieran billete para nuestra póxima conexión. Y así fué nos dieron un billete a las 6 para un vuelo que salia a las 6.:30, se nos quedó la cara a cuadros hasta que nos dijo que estaba un poco retrasado, (bueno será aclarar que para llegar a la terminal en la que salia nuestro vuelo podiamos tardar como 30 minutos), pues ya que nos veis nuevamente corriendo, yo con la mochila con el vaio, el 70-200 el 17-40, el eee Pc, los cargadores… 10Kg. y la crumpler con la cámara fotos y la de video, y el troley de Norma, No se cómo nos las componemos ni que tino tenemos que nuestras puertas de embarque suelen ser las últimas de las terminales, el caso es que tomamos el vuelo por fín, que salión con bastante retraso pero ya nos daba igual, pernoctariamos en Dallas.

Despues de las tres horas de vuelo, que pasamos completamente dormidos, llegamos a Dallas, nos acercamos a preguntar si nos darian alojamiento por cuenta de la compañía aerea, sorprendidos los dos, no nos dio tiempo a preguntar, la chica de AA nos preguuntó si veniamos en el vuelo de chicago, nos pregunto nuestro nombres y nos dio unos tikets para cenar donde quisieramoss (10$ cada uno) y un vale para un hotel, todo un detalle que habla muy muy bien de esta compañía, por cierto que el hotel realmente bueno, de 300$ la habitación (es lo que pone en el papelillo de detrás de la puerta), Podremos criticar a los americanos en algunas cosas pero desde luego estas las hacen realmente bien.