Este verano nos hemos venido a La Toscana, para visitar varias de las ciudades que mas ganas teníamos. Venecia, Florencia y Pisa, pasando y parándonos donde quisiéramos y el tiempo nos lo permitiera, el tiempo cronológico, que el meteorológico, aunque con bastante calor algunos días no nos podemos quejar en absoluto.

Salimos sin novedad en ryanair hacia Bergamo, donde tomamos nuestro coche de alquiler por seis horas para llegar a Venecia, parándonos un ratillo en Verona, donde comimos y realizamos una fugaz visita a la casa de Julieta, visitando el famoso balcón y la estatua de la bella amante cuyo pecho derecho es sobado continuamente ppor turistas que dudo mucho sepan lo que hacen, (yo no tengo ni idea).
IMG_8629-julieta_cr

Después de esto, fuimos zumbando a Venecia que teníamos que dejar el coche antes de las 18h y de esta manera no pagar el aparcamiento que en Venecia es de oro, unos 25€ por una noche, que prefería destinarlos  a una mascara o cualquier otra cosa que me pudiese llevar, llegamos a Venecia y al lugar donde teníamos que dejar el coche casi por casualidad diez minutos antes de que cerrara, justo cuando nos acordamos que debíamos haber llenado el tanque de gasolina, como en una prueba de «que apostamos» nos fuimos a la gasolinera mas próxima (no estaba lejos afortunadamente) y minutos antes de que cerraran estábamos dejando el coche por fin. Y digo que por fin porque en Verona no se que le hice al GPS que me borró TODOS los mapas de Italia, con lo que nos vimos sin GPS el resto del camino, afortunadamente existen los cibercafés y pude hacerme con otro juego de mapas, pero resulta malo, muy malo acostumbrarte a este tipo de gadchets.

Ya en Venecia y con la maletas tuvimos que ser víctimas del Sr. Calatrava y su desastroso puente, mal pensado y peor diseñado, que no, sr. Calatrava que un puente por el que TIENES que pasar y casi con toda seguridad con maletas (muchísima gente os lo aseguro) no puede ser todo con escalones, incómodos y ni una sola rampa por la que pasar las maletas, no entiendo como una ciudad como Venecia ha permitido semejante aberración.

Pero bueno, que somos jóvenes y yo aun fuerte y puedo con mi maleta y con la de mi mujer, cargándolas a peso, pasamos el puente y nos dirigimos rápidamente al hotel a largarlas, a refrescarnos (mucho calor ese día) y a salir a hacer la primera visita a Venecia.

IMG_8636-venecia